Page Title. Maximum length 60-70 characters

El día 13 de junio, el Foro Mundial de Medios de Comunicación, organizado por la Deutsche Welle en Bonn, Alemania, tratará por novena vez el tema “Medios de Comunicación, Libertad, Valores”.

Durante tres días la conferencia atraerá a más de 2000 expertos del campo del periodismo, medios digitales, político, cultural, negocios, desarrollo, académicos y la sociedad civil de todo el mundo. También Pressenza, siendo un socio del Foro, dará un taller sobre “Industria armamentista y Ética: Cómo hacer cumplir la ética en los negocios altamente rentables”.

“Bajo la premisa de hacer llegar la paz y la libertad, los poderes en la gran maquinaria de la democracia actúan guiados por sus propios intereses económicos, con un alto precio para los últimos destinatarios”, dice en la descripción del Foro, y sobre el papel de la medios de comunicación: “En un ambiente de intimidación, auto-censura y propaganda, la información y la desinformación se confunden. La libre difusión de las verdades selectivas cataliza la polarización y, al hacerlo, da inercia a la radicalización, perjudicando de este modo, fundamentalmente, los valores sociales y amenazando la base misma de la libertad.” El Foro quiere cumplir con la necesidad de un debate objetivo y, por lo tanto, hace las preguntas: “¿Coinciden los valores transmitidos por los medios de comunicación con los valores tradicionales de las sociedades abiertas y democráticas? ¿Es nuestra ética compatible con nuestros intereses geoestratégicos? ¿Son los valores democráticos universales para toda la humanidad, o necesitamos repensar la forma en que percibimos, vivimos y propagamos nuestro modo de vida?”

Además del gran número de interesantes participantes que vienen trabajando estos temas en diferentes partes del mundo, también hay destacados políticos alemanes como Gesine Schwan, ex candidato a la Presidencia, y Claudia Roth, de los Verdes. Pero también estarán allí artistas políticamente activos en sus regiones, como Ahmed Aeham, pianista sirio, o Ammar Abo Bakr, de Egipto.

Pressenza considera que los temas del Foro son perfectos para discutir acerca de la contradicción del negocio del comercio de armas y los valores proclamados por los países occidentales.

En nuestro taller asumimos que: “… No hay una visión política de cómo resolver conflictos, excepto dejando caer más bombas y cooperando con los dictadores. Muchas de estas acciones contradicen los valores occidentales, profundizando la falta de credibilidad: mientras tratan de poner fin a la guerra en Siria, los países occidentales siguen siendo los principales proveedores de armas, proporcionando el equipo mortal a los lados bandos.” Y nos preguntamos: “¿Están en peligro los valores que proclamamos de libertad, democracia, paz y derechos humanos, o son simplemente una ilusión para calmar al público? ¿Quién está promoviendo estos valores en nuestras sociedades? ¿Cómo podemos restaurar y fortalecer nuestros valores? ¿Son suficientes los medios de comunicación que cubren esta discusión ética, o son ellos mismos víctimas de tensiones económica, lo que los llevaría a reaccionar más que a actuar?”

Estamos muy contentos de haber encontrado cuatro distinguidos expertos para nuestro panel: Jürgen Grässlin, experto alemán en comercio de armas y activista, quien se hizo famoso al haber llevado a juicio a los principales fabricantes de ametralladoras en Alemania, Heckler & Koch, por exportar a distritos de México en los que se violaron los derechos humanos. Hoy, él mismo es acusado de haber publicado esa información. David Andersson es nuestro editor de Pressenza en Nueva York, quien puede hablarnos sobre el mercado de armas en los EE.UU. Baher Kamal, egipcio, experto en Oriente Medio. Él nos dirá sobre el impacto de las armas occidentales en esta región. Por último, Dana Feminová, activista desde hace mucho tiempo en “Mundo sin Guerras y sin Violencia”, en la República Checa, compartirá sus experiencias del año pasado con las campañas contra el radar de la base Dragon Ride, de la armada de los Estados Unidos, y sus dificultades para obtener la respectiva cobertura por parte de los medios de comunicación. (Agencia Pressenza)