Page Title. Maximum length 60-70 characters

El recién electo presidente decretó el cese de la violencia contra las guerrillas comunistas del Frente Democrático Nacional de Filipinas. “Todos queremos la paz”, dijo Duterte.

"No vamos a ninguna parte con el conflicto y cada vez es más sangriento. Hay que frenar la violencia sobre el terreno, restaurar la paz en las comunidades y volver a las negociaciones de paz", dijo Duterte en su primer discurso sobre el estado de la nación ante el Parlamento.

"Por ello, anuncio un alto el fuego unilateral con el NDFP, el CPP (Partido Comunistas de Filipinas) y el NPA (Nuevo Ejército del Pueblo) efectivo de forma inmediata", añadió el mandatario.

El jefe de Estado, vencedor de las presidenciales del 9 de mayo, llamó también a la paz a las comunidades musulmanas del sur del país, con las que existe otro conflicto armado.

"Ni el dinero ni las medallas pueden compensar la pérdida de la vida humana. Afecta a todos los extractos de la sociedad. Por eso es nuestra responsabilidad, hermanos musulmanes, poner fin a siglos de desconfianza", indicó Duterte.

"Todos queremos paz. Pero no la paz de los muertos, sino la paz de los vivos", aseveró el dirigente. (Agencia Pressenza)