Page Title. Maximum length 60-70 characters

Costa Rica, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) acordaron hoy que esta nación albergue a personas de la región en proceso de refugio en un tercer país.

El convenio fue anunciado en conferencia de prensa en Casa Presidencial por el ministro de la Presidencia Sergio Alfaro, el representante de la Acnur en este país, Carlos Maldonado, y el jefe de misión de la OIM aquí, Roeland De Wilde.

También participaron los ministros de Comunicación Mauricio Herrera, y de Gobernación y Policía Gustavo Mata y su viceministra Carmen Muñoz, así como el embajador de Estados Unidos en Costa Rica, Stafford Fitzgerald Haney.

"Este convenio se aplica a ciudadanos de países de la región que están o se consideran en peligro y que han solicitado ese estatus de refugiado en un tercer país que no es Costa Rica", indicó Alfaro.

Esas personas fueron calificadas previamente por Acnur como candidatos a ese refugio y tendrán un procesamiento final aquí, apuntó Alfaro, quien aclaró que Costa Rica solo abrirá la puerta para la atención de esas personas, quienes recibirán aquí visa humanitaria temporal.

"Costa Rica reafirma su compromiso con los derechos humanos y con el refugio como institución internacional diseñada para proteger la vida y la condición humana de las personas que se sientan amenazadas en determinado momento de sus vidas en algún país", resaltó Alfaro.

El representante de la Acnur en Costa Rica, por su parte, expresó el orgullo y honor de firmar este convenio de colaboración con esta nación centroamericana, a la que calificó de socio fundamental para la protección de los refugiados, con programas modelo en esta materia.

Explicó que el convenio no contempla a migrantes extranjeros irregulares que se encuentran en Costa Rica, sino que está fundamentalmente dirigido a ciudadanos de países del llamado Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) de Centroamérica.

Refirió que esos refugiados estarán como máximo seis meses en esta nación, y nunca será una cantidad superior a las 200 personas, las que vivirán mayormente en casas de familia, y recibirán diferentes cursos, incluidas clases de inglés, para que puedan valerse por sí mismas en el país de acogida.

De esa forma, se facilita el proceso para el asentamiento en un tercer país a personas necesitadas de protección, destacó y sobre las naciones receptoras, Maldonado respondió "hablamos fundamentalmente de Estados Unidos".

Pero no exclusivamente, prosiguió, también aparecen Suecia, Canadá y otras naciones nórdicas, europeas e incluso suramericanas como Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. (Prensa Latina)