Page Title. Maximum length 60-70 characters
El SICAMM, Sindicato de Cadetes, Mensajeros y Motoristas, busca obtener la personería gremial mientras denuncia las condiciones de trabajo de sus afiliados y lucha por reivindicaciones para el sector.

 

“Hoy nos encontramos después de cuatro años luchando por el blanqueo, por que se reconozca lo que es el trabajo de repartidor y mensajero como un trabajo legítimo. Hemos sido explotados y precarizados mucho tiempo, por eso tomamos la decisión de formar nuestra propia organización sindical y de hacer valer nuestros derechos”, afirma Christian Grobas, en nombre de la organización gremial.

La actividad inicia desde la década del 90, ante la caída de las ventas en los comercios, se comienza a utilizar el “delivery”, y con ello también una gran precarización laboral entre quienes lo realizan.

Para Grobas el SICAMM “ha ido organizando este sector. Hemos logrado muchísimos blanqueos, hemos hecho escuchar la palabra de los compañeros en cada lugar de trabajo”. Sin embargo, destaca “Los mensajeros y repartidores en su gran mayoría ponen su moto, pero las empresas no toman en cuenta el deterioro de los vehículos y no los pagan. La nafta, el seguro contra robos, el cambio de neumáticos, frenos, aceite, transmisión, va del bolsillo del trabajador. Entonces nosotros tenemos que hacer valer esos derechos para que no afecte el salario del trabajador. Y en este contexto donde el dinero no alcanza, es cuando más se necesita defenderlos”.

“Hay que ser realista que un gran porcentaje de los trabajadores en moto no cuentan con ningún tipo de cobertura” –prosigue- “obviamente que logrando el blanqueo contás con la obra social y la ART. Falta mucho por hacer todavía, nos falta que el Estado nos reconozca como sindicato, y esto es importante para poder llevar adelante los reclamos ante el Ministerio de Trabajo, poder firmar paritarias que es el paso que tenemos que dar hoy por hoy. Falta voluntad política para ese reconocimiento, porque cumplimos con todos los requisitos legales, y con el número de afiliados”.

También destaca que “Hay casos en que las empresas hacen pagar el monotributo a los trabajadores, nosotros cuando llega la queja hacemos la denuncia públicamente o intimamos al empleador, pero a la larga es un fraude laboral que se puede comprobar fácilmente”.

Por último convoca “Hacemos un llamado a todos los trabajadores en moto, repartidor, mensajeros, para que se sumen a llevar adelante todos los reclamos del sector”.

Los interesados pueden acercarse a las reuniones en Colón y Funes los viernes a las 15,30, visitar la página Facebook del SICAMM, o llamar al tel. 155331796