Comunicado de la mesa de educación de Unidad Ciudadana MDP-Batán.

 

“La relación de los organismos internacionales de préstamo con las políticas educativas es estrecha. Hubo un tiempo, durante doce años y medio, que las políticas educativas fueron pensadas en el país. Hoy, como en la década de los noventa, las reformas pensadas para el sector educativo vienen del extranjero de la mano de las recomendaciones del FMI.

Para que el modelo impuesto por toda la dirigencia de Cambiemos consiga una buena calificación por parte de los sectores más concentrados de la economía, los cambios económicos deben correr a una velocidad que tenga correlación en los ministerios de Salud y de Educación.

La inflación acumulada 2018 es del 16%, la devaluación de la moneda nacional es del 48%, lo que desprecia absolutamente el salario. Sin ningún intento de favorecer el diálogo, la eliminación de la Paritaria Nacional y la falta de resolución de las paritarias bonaerenses impacta directamente sobre el bolsillo de los educadores. 

Pero el aumento sostenido de los precios de la canasta básica familiar y las tarifas no establece el único impacto, puesto que se debe sumar a la profundización de la crisis el recorte que lleva adelante María Eugenia Vidal sobre los Equipos de Orientación en las escuelas y el recorte sobre las horas de clase en las escuelas técnicas. 

En el mes de setiembre se cumplirán trece años de la recuperación de las escuelas técnicas, proyecto que propuso saldar una deuda con la educación pública, con el objetivo de impulsar el crecimiento y desarrollo del país. Las instituciones de la modalidad se duplicaron, al igual que su matrícula, como también la emisión de títulos técnicos y certificados de formación profesional. Hoy, el gobierno de Cambiemos pretende vincular a la educación y la ciencia con los intereses que plantea el mercado en el contexto del neoliberalismo, donde el sector productivo no tiene lugar, ya que el proceso de industrialización que tomó impulso en la última década se encuentra totalmente apagado y con miles de despidos. 

Sumado a esto, se llevó a cabo un desmantelamiento de programas y proyectos cuyos efectos comienzan a verse ahora. El sector docente siente que faltan proyectos de capacitación, que ya no hay instancias de apoyo, que no llegan las netbooks. Y no sólo pasa por las medidas, sino que también hubo por parte del gobierno un discurso público de impugnación a los docentes, de descalificación y deslegitimación, y lo mismo sucede con los científicos.

El dia jueves 28 de junio se dio a conocer en la página web de la Dirección de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires el retiro voluntario, que no es más que achicar el sistema público educativo en consonancia con la reforma laboral propuesta para todos los sectores.

Asimismo, el régimen especial que se está diseñando en el sistema de jubilaciones afectará a los docentes de todo el país. Se suman a esta situación preocupante, los rumores de quitar derechos a los docentes de diferentes ramas y asignarlos a la categoría de Monotributo.

Estas decisiones ocasionan que en las provincias se profundicen los conflictos. En Rawson, capital de la provincia de Chubut, la Policía reprimió a los docentes que se encontraban fuera de la Casa de Gobierno, a la espera de los resultados de una reunión con las autoridades provinciales por paritarias. Lo mismo sucedió en la capital correntina. El gobierno Nacional responde con represión las demandas de diálogo y salarios dignos que realizan docentes de todo el país.

El desprecio por la educación no parece ser únicamente importado. El proyecto que propone Cambiemos sólo es aplicable a través de medidas de ajuste. Este modelo para pocos, meritocrático y elitista, embiste contra la educación, pilar fundamental del desarrollo humano, social y cultural de la patria”.