Page Title. Maximum length 60-70 characters

El HCD entregó un reconocimiento por el 1º Congreso Nacional de Filosofía.

 

El Honorable Concejo Deliberante expresó hoy, lunes 8 de abril, “su satisfacción y reconocimiento al conmemorarse los 70 años de la realización del 1º Congreso Nacional de Filosofía, realizado en la Ciudad de Mendoza del 30 de Marzo al 9 de Abril de 1949 y en el marco del cual el entonces Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, pronunciara su discurso La Comunidad Organizada”.

En la ocasión se entregó el Decreto de la Presidencia Nº 115, para destacar la importancia de esta jornada.

Asimismo, el Cuerpo Deliberativo adhirió a la solicitud de la Asociación de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales para considerar a la primera semana del mes de Abril de cada año, “Semana de Filosofía Argentina”.

Durante la jornada se llevó a cabo un panel de disertaciones sobre la filosofía de la liberación y el contexto en el cual se produjo esta nueva usina de pensamientos y pensadores.

La convocatoria tuvo lugar en el recinto de sesiones y estuvieron presentes los concejales Balut Olivar Tarifa Arenas (vicepresidente 1º del HCD), Daniel Rodríguez, Virginia Sívori y Verónica Lagos (UC); e Ilda Mercedes Morro (1PAÍS); el secretario general de la CGT, Miguel Gugliemotti, autoridades del PJ de Mar del Plata, además de destacados pensadores, como el caso del filósofo Mario Casalla, entre otros.

En primer término, se proyectó el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditórium-Centro Provincial de las Artes.

Luego, Daniel Rodríguez dio la bienvenida: “Tengo el pleno convencimiento de que no había que dejar pasar la oportunidad de celebrar esta fecha en Mar del Plata. Se cumplen 70 años del planteo filosófico que tiene absoluta vigencia, no sólo en Argentina sino en el mundo. Todo lo que se vivió después de ese pronunciamiento es una historia asombrosa. Y ahora, en el actual contexto, siento que estamos atravesando una etapa bisagra. La comunidad organizada excedió los límites de un partido político o de una ideología; englobó a toda una comunidad. Y planteó que ninguna persona podía realizarse si no se realizaba el conjunto de la comunidad”.

Después de recibir el reconocimiento, Casalla expresó un sincero agradecimiento: “Siento la necesidad de decir gracias en nombre de la filosofía a todos quienes se tomaron el tiempo y la molestia de organizar esta jornada”.

El panel de disertaciones, a cargo del profesor Daniel Di Bártolo, de la fundación CEPES, se enmarca en el ciclo de actualización política “Juan Domingo Perón y la Comunidad Organizada”. El tema tratado es: “La comunidad organizada: un concepto político renovado y vigente”. 

Argumentos del reconocimiento 

El Primer Congreso Nacional de Filosofía ocurrió entre el 30 de Marzo y el 9 de Abril de 1949 y se realizó en la Ciudad de Mendoza. Este año se cumplen setenta años de su realización.

Actuó como entidad anfitriona la Universidad de Cuyo, a la sazón conducida con verdadera jerarquía intelectual y académica por el Dr. Irineo Fernando Cruz.

Esa casa de altos estudios pasaba por una de sus etapas más brillantes y el Congreso de Filosofía que allí se convocaba era, de alguna manera, el reconocimiento a la labor filosófica, científica y cultural que venía desarrollándose en la zona cuyana, con epicentro en la Universidad Nacional.

Sin embargo, la magnitud y el éxito del encuentro no hubieran sido posibles sin el reconocimiento intelectual y el apoyo económico que brindó el Poder Ejecutivo Nacional, presidido por Juan Domingo Perón.

El respectivo decreto de nacionalización del Congreso –dictado el 20 de abril de 1948 como respuesta efectiva a la “presentación efectuada por el Comité Ejecutivo encargado de los trabajos preparatorios”-, destaca en sus considerandos la importancia que tenía para aquel primer gobierno justicialista la filosofía y el pensamiento nacional.

Ese mismo decreto presidencial -en su artículo cuarto- encomendaba a la Secretaría de Educación de la Nación que convocase a reunión en la misma ciudad de Mendoza “para determinar lo que corresponda en fuerza del presente decreto y disponer las medidas para arbitrar los recursos necesarios a los efectos de solventar los gastos que origine su convocatoria y reuniones hasta la suma de $ 300.000 moneda nacional”.

Juan Domingo Perón, que siempre había apelado a la filosofía y al pensamiento estratégico -conmoviendo la chatura de la dirigencia de la época- ahora transformado en estadista, le daba a esa misma filosofía el lugar que se merece en los asuntos de Estado.

No solo apoyaría Perón materialmente a ese primer Congreso Nacional de Filosofía, sino que realizaría un decisivo aporte intelectual pronunciando –el 9 de abril de 1949, en la sesión de Clausura realizada en el Teatro Independencia de la ciudad de Mendoza- la conferencia que luego conoceríamos bajo el título de “La Comunidad Organizada”.

En uno de sus párrafos, decía literalmente: “Alejandro, el más grande general, tuvo por maestro a Aristóteles. Siempre he pensado que mi oficio tenía algo que ver con la filosofía”.

Lo que terminó siendo el “Primer Congreso Nacional de Filosofía” (por el citado decreto del PEN del 20 de abril de 1948), principió como “Primer Congreso Argentino de Filosofía”.

El discurso de clausura del Gral. Perón buscó contener lo más rico y adecuado a nuestra realidad de las corrientes filosóficas del momento, integrándolas en la etapa superadora de lo político y lo social.

El primer Congreso Nacional de Filosofía es, por cierto, todo un acontecimiento en la historia de nuestra cultura.

Puede afirmarse, sin exageraciones de ninguna naturaleza que, durante diez días, la República Argentina fue un centro de convocatoria del pensamiento filosófico mundial y que ello no volvió a suceder nunca más.

Dentro de ese contexto imponente tuvo lugar el Acto de Clausura en el cual el presidente Juan Perón disertara sobre “La Comunidad Organizada”. Lo acompañaban Evita, todos los ministros que integraban su gabinete, el vicepresidente de la Nación, los gobernadores de las provincias cuyanas, todos los rectores de las universidades nacionales y las más altas autoridades civiles, militares y eclesiásticas del país.

Las actas del mismo expresan: “en medio de una gran ovación por la concurrencia que llenaba el Teatro”, Perón se dirigió al escenario y pronunció su conferencia “La Comunidad Organizada”. Comenzó con la frase más arriba recordada: “Alejandro, el más grande general, tuvo por maestro a Aristóteles. Siempre he pensado entonces que mi oficio tenía algo que ver con la filosofía”. Para agregar de inmediato: “El destino me ha convertido en hombre público... No tendría jamás la pretensión de hacer filosofía pura frente a los maestros del mundo en tal disciplina científica. Pero, cuanto he de decir, se encuentra en la República en plena realización. La dificultad del hombre de Estado responsable, consiste casualmente en que está obligado a realizar cuanto afirma”.

Por eso pudo finalizar aquella memorable disertación afirmando: “Nuestra comunidad tenderá a ser de hombres y no de bestias. Nuestra disciplina tiende a ser conocimiento, busca ser cultura. Nuestra libertad, coexistencia de las libertades, que procede de una ética a la que el bien general se halla siempre vivo, presente, indeclinable. El progreso social no debe mendigar ni asesinar, sino realizarse por la conciencia plena de su inexorabilidad. La náusea está desterrada de este mundo, que podrá parecer ideal, pero que es en nosotros el convencimiento de cosa realizable”.