Page Title. Maximum length 60-70 characters

El HCD entregó un reconocimiento a Malvina Tosco, hija del dirigente sindical Agustín Tosco.

 

El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon declaró “de interés” la presencia de Malvina Tosco en Mar Del Plata en el marco del 50º aniversario del “Cordobazo”, donde participo de manera determinante el histórico dirigente sindical Agustín Tosco.

Estuvieron presentes la concejal Marina Santoro (UC, autora de la iniciativa); los también concejales Marcos Gutiérrez, Verónica Lagos y Balut Olivar Tarifa Arenas (UC); Ariel Ciano (1PAIS); el dirigente sindical Roberto “Chucho” Páez, secretario general del sindicato Maestranza de Casinos; la vicepresidenta del PJ local, Nora Estrada, e invitados especiales.

En principio, se proyectó el video institucional “Historias de Abuelas. La identidad no se impone”, realizado por personal del Teatro Auditórium-Centro Provincial de las Artes.

A continuación, Santoro dio la bienvenida: “Malvina vino a Mar del Plata invitada por Chucho Páez, un dirigente que forma parte del legado de Agustín Tosco: la rama combativa del sindicalismo. Estamos a casi 50 años del Cordobazo, y mantiene su vigencia como emblema de lucha de toda una generación que entregó la vida por un mundo mejor. Agustín dio su vida por una idea y por eso tenemos que comprometernos entre todos para fortalecer una democracia débil y con deficiencias. Democracia no es sólo votar; democracia es también un Estado de Derecho fuerte, que genere una sociedad justa e inclusiva, con igualdad. De lo contrario, es una democracia a medias. Tosco luchó contra el congelamiento salarial y la inflación alta. Sabemos que las ideas contra las que luchó son muy parecidas a las que imperan ahora. Y sabemos que de estar vivo, estaría en contra del neoliberalismo. Hoy estamos acompañados por jóvenes con esas ideas de lucha. Y mientras haya jóvenes en pie de lucha, Tosco seguirá vivo en nuestras memorias”.

Después, Páez acotó: “Lejos estamos de la dimensión de Tosco quienes formamos parte del sindicalismo. Él fue una figura observada por todos sus aspectos. Decía que había que estar menos tiempo en el sindicato y más tiempo junto a los trabajadores. Era admirable en todo sentido. Tosco es un hombre que estuvo a la altura de las circunstancias junto a una dirigencia que los siguió en el mismo tono. Esa dirigencia hizo retroceder a una nefasta dictadura, integrada por apellidos que hoy se repiten y que defienden los mismos intereses que los militares defendían en ese momento. Había ocurrido el Mayo Francés y el Rosariazo. Y el Cordobazo surgió luego de la expulsión de muchos trabajadores de los ingenios en Tucumán. Había en ese entonces un fuerte sentido latinoamericanista. Por eso, siempre tengo orgullosamente presente a Tosco como emblema de la lucha del pueblo contra los intereses extranjeros”.

Luego, Ciano dijo: “Los pueblos que olvidan están condenados a repetir sus errores, que se transforman en tragedia. Hay que recordar a Tosco, para aprender de él. En Mar del Plata transitamos tiempos difíciles y ojalá podamos ayudarnos entre todos para salir adelante. Los dirigentes somos parte del mismo pueblo que sufre, aunque a veces algunos lamentablemente se olvide”.

En tanto, Estrada agregó: “La evocación de Tosco es un soplo de aire fresco en un contexto difícil. Es una reparación histórica, porque se trata de hablar de alguien que fue emblema de la lucha sindical. Pero su figura cobra vigor también por lo político, por la visión de sociedad que tenía, por su desprendimiento material y personal. Él supo transitar tiempos difíciles con la dignidad de los grandes”.

Finalmente, Malvina Tosco agradeció el reconocimiento con las siguientes palabras: “Me emociona profundamente recibir este halago y reconocimiento por la lucha de mi papá. Lo agradezco en lo personal. Él siempre nombraba a Mar del Plata como una ciudad donde la lucha de los trabajadores del puerto era significativa. La historia no sirve si sólo la conservamos en el bronce de una estatua en la plaza; tiene que estar viva, para no repetir errores. Muchos dirigentes radicales y de otros partidos estuvieron junto a mi papá. Él pregonaba la unidad de todos los sectores políticos, siempre dentro del marco de un gobierno nacional y popular. Para él, el pueblo estaba por encima de todos los intereses. Hoy tenemos un gobierno que nos humilla como pueblo obligándonos a hacer ollas populares. Agradezco a todos por la forma de demostrar afecto hacia mi viejo. Es una forma de demostrar que la historia está viva. El pueblo está empobrecido y perdió calidad de vida. Los trabajadores no son un gasto ni un número. Los trabajadores con conciencia de tales son el motor del pueblo. Por eso pido por una patria nacional y popular con inclusión”.