Page Title. Maximum length 60-70 characters

Con la presentación del proyecto de Presupuesto 2017, el gobierno de Cambiemos dio a conocer sus estimaciones sobre las principales variables macroeconómicas para el año próximo: un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 3,5%, una inflación de entre 12 y 17%, un tipo de cambio nominal de $17.92 y un déficit fiscal del 4,2% del PIB.

 

 

PIB, consumo e inversión
La variación real del 3,5% del PIB representa casi 10 billones de pesos (9.749.993 millones de millones de pesos) y sería, según el ministro Alfonso Prat Gay, la tasa más alta de los últimos seis años. Aunque hay que tener en cuenta que semejante cálculo surge a partir de una caída del PIB de 1,5% para el cierre de este año, según la estimación oficial.
Según el Palacio de Hacienda, “la caída del PIB del 1,5% para el año 2016 se explica por una contracción del consumo y de la inversión, en conjunción con el aporte negativo de parte de las exportaciones netas”. En cambio, “para los próximos años se espera que las medidas adoptadas durante el inicio de la actual gestión, tendientes a ordenar la macroeconomía en paralelo con la eliminación de las distorsiones que afectaban la eficiente asignación de recursos productivos, redunden en una mejora de la capacidad productiva de la economía, tanto de mediano como de largo plazo”.
Se prevé entonces que el consumo total y la inversión modifiquen sus tendencias. El primero cerraría 2016 con una caída del 0,9% pero repuntaría el año próximo con el mismo porcentaje que el PIB. La inversión, una de las principales obsesiones del Gobierno, pasaría del -3,5% en 2016 a un considerable 14,4% al cierre de 2017.

Dólar, inflación y saldo comercial
Por otro lado, la Casa Rosada espera que el dólar cierre este año en torno a $14,99 y ronde los $17,92 durante el año próximo. Su expectativa es que la divisa se encarezca durante los próximos años: $21,21 en 2018 y $23,53 en 2019.
En relación al aumento de precios, el gobierno de Macri espera una fuerte caída de la inflación respecto de este año. La meta es llegar a un Índice de Precios al Consumidor (IPC) de entre 12 y 17% anual, que continuaría en descenso durante los próximos años: entre el 8 y el 12% para 2018 y entre el 3,5 y el 6,5% para 2019. Según el Gobierno, el descenso de la inflación obedecerá por su política de “generar una senda decreciente de déficits fiscales”.
Un dato sobresaliente del modelo económico de Cambiemos es la continuidad del déficit en el saldo comercial, no por el derrumbe de las exportaciones sino por el mayor aumento que registrarían las importaciones. Las ventas al exterior pasarían de 58.326 millones de dólares al cierre de 2016 a 64.278 en 2017; mientras que las compras pasarían del 58.972 millones de dólares este año a 66.144 millones en 2017.
Por eso es estima que el saldo comercial pase de -646 millones de dólares al cierre de este año a -1.866 millones al cierre del año próximo. Aunque cabe recordar que se trata de una variable muy sensibles al rumbo de la economía nacional y mundial.

Recursos
A partir de impuestos nacionales y de aportes y contribuciones de la seguridad social, el Gobierno espera recaudar el año que viene cerca de $2.532.186,9 millones; esto es, un 26,8% más que lo estimado para 2016 (25,97% del PIB).
Para el Palacio de Hacienda, “la suba estimada en la recaudación nominal se explica, principalmente, por los aumentos proyectados en la actividad económica, el comercio exterior, la remuneración imponible y los precios y por las mayores ganancias obtenidas tanto por las sociedades como por las personas físicas. En el mismo sentido, incidirán la continuidad en la mejora del grado de cumplimiento de las obligaciones tributarias y los ingresos correspondientes a los regímenes de facilidades de pago”.
En particular, se espera que aumenten los ingresos originados por el Impuesto a las Ganancias (28,7%), por IVA (26,5%), por impuestos Internos Coparticipados (42,5%), por impuesto a las naftas (23,1%), por impuestos al comercio exterior (38,2%), por impuestos a créditos y débitos (24,9%) y por aportes y contribuciones a la seguridad social (24%). En cambio, el Ejecutivo prevé que caída fuertemente la recaudación del impuesto sobre los Bienes Personales (-41%).
En tanto, los ingresos corrientes aumentarían un 22,4% con respecto a 2016 pero los recursos de capital disminuirían en un 5,3%.

Gastos
Los gastos corrientes y de capital previstos en el proyecto de Presupuesto 2017 ascienden a $2.363.619,9 millones, lo que implicaría un incremento del 22,1% respecto de este año. La composición sería la siguiente: seguridad social 40,8%, transferencias corrientes 24,7%, gastos de consumo 15,1%, intereses y otras rentas de la propiedad 10,4%, gastos de capital 9,1%.
Los ingresos y gastos corrientes proyectados para el año que viene arronjan un resultado económico deficitario de $269.444,5, el que resulta mayor en un 13,6% al déficit económica estimado para este año. El resultado financiero de la administración nacional, en tanto, sería de $480.801,4 millones de pesos.
La finalidad del gasto sería de la siguiente manera: servicios sociales 64,0%, servicios económicos 14,4%, deuda pública 10,5%, administración gubernamental 5,8%, servicios de defensa y seguridad 5,3%. (Fuente: Parlamentario)