La situación social, laboral y económica en la provincia de Salta, una de las más pobres del país, cada día se hace más insostenible.
 

 

En las últimas semanas, hubo 900 despidos solamente en dos Ingenios: San Isidro y Tabacal. Trabajadores de este último Ingenio fueron salvajemente reprimidos por efectivos de la policía, que además, realizaron razzias en el barrio Hipólito Yrigoyen irrumpiendo ilegalmente y a las patadas, en las casas de los vecinos. Entre los manifestantes hay heridos de bala de plomo.

A consecuencia de las políticas económicas que lleva adelante el gobierno nacional, el 2018 comenzó con una ola de despidos en todo el país, básicamente de trabajadores industriales y estatales. En Salta, donde la pobreza crece con el paso de las horas, hubo dos cierres de Ingenios que golpearon fuertemente a la población y economía locales: el San Isidro y Tabacal.

En el caso del Ingenio Tabacal, donde hubo 200 despidos, los trabajadores se vieron forzados a cortar la Ruta Nacional 50 en protesta por sus puestos laborales perdidos, y en la tarde del último viernes previo al feriado largo de Carnaval, la efectivos de Infantería de la Policía provincial, los desalojaron salvajemente, y según denunciaron vecinos del barrio Hipólito Yrigoyen de Orán, al diario “Salta Entre Líneas”, ingresaron sin orden y a las patadas en varias casas de vecinos.