Page Title. Maximum length 60-70 characters

Si bien la realidad puede diferir levemente en ciertos distritos, lo cierto es que un gran porcentaje de la provincia de Buenos Aires se encuentra afectada por la sequía. 
Bragado es el más complicado, con pérdidas estimadas en 40 millones de dólares con un panorama dramático, el peor en los últimos años.
También hay zonas como 25 de Mayo o Ramallo que presentan grandes problemas y Junín con varias zonas complicadas, al igual que Alberti, Santa Fe y Córdoba.
Según el director de Asuntos Agrarios de Bragado, Nicolás Fernández Llorente, “la zona más afectada es diez kilómetros a la redonda, partiendo del centro de Bragado. O’Brien e Irala están menos afectados. Comodoro Py y Mechita está muy afectados, Warnes está afectado en forma intermedia. Ha llovido muy poco y muy mal distribuido. El cultivo necesita 600 milímetros y en Bragado ha llovido entre 200 y 300 milímetros en el último trimestre”.
Según Llorente “en estos casos se pide a la Provincia la emergencia agropecuaria. Si firman el decreto, todos los productores incluidos serán los que tienen entre el 50 y 80% del campo afectado y ese porcentaje se traslada al impuesto. Por ejemplo, si un propietario tiene más del 80% del campo afectado por la sequía se le reduce en ese porcentaje el impuesto inmobiliario”.
Por su parte, Franco reclamó que “el gobierno tiene que declarar la emergencia para las ciudades con cultivos afectados y zonas de desastre como Bragado y Ramallo. Que esa gente ya sea eximida de impuestos provinciales y locales, y luego ese decreto acercárselo a Nación para que se agilice la ley de emergencia. Que alguna vez este gobierno direccione plata para ayudar y salvar al productor agropecuario en esta circunstancia. El Estado tiene que estar del lado de productor en esta situación. Inundaciones, ahora sequía, creo que el gobierno tiene que salir al campo”, enfatizó. (InfoGEI)