Page Title. Maximum length 60-70 characters

A pesar de los intentos de los funcionarios nacionales por expulsar a Venezuela, el documento de la Cumbre de Mercosur que se llevó a cabo en Mendoza, no contempló ninguna sanción hacia ese país.
 

 

En cambio, insta al “Gobierno y a la oposición a no llevar a cabo ninguna iniciativa que pueda dividir aún más a la sociedad venezolana”. Además, y a través de un comunicado, la CGT condenó la presencia del presidente brasilero Michel Temer y la reforma laboral que se desarrolló en el país hermano, y afirmó: “Repudiamos la presencia de quien encarna la ideología que ataca los derechos de los trabajadores y con ello también a quienes en nuestro país pretenden volver a épocas de “patrón de costas”.

“La reforma laboral que se llevó a cabo con el aval de sectores concentrados de la economía y legisladores que dieron la espalda al pueblo, asesta un mazazo al plexo solar laboral que protege a la fuerza de trabajo. Hicieron un centenar de modificaciones propuesta por escritorios de abogados y entidades empresariales. Su aprobación fue fulminante en ambas cámaras. El presidente ilegítimo ya la promulgó y entra en vigencia en 4 meses”, precisaron desde la CGT a través del comunicado de prensa en repudio a la presencia del representante del Ejecutivo brasilero, Michel Temer en la Cumbre del Mercosur que se desarrolló en Mendoza.

La CGT enumeró las causas negativas de la reforma laboral implementada en Brasil, que retrotrae los derechos del trabajador al siglo XIX. Entre otros puntos aclaran que la misma: Permite la negociación individual entre el patrón y el trabajador; Elimina de la idea de jornada de trabajo, crea e trabajo intermitente; Inutiliza el salario mínimo nacional y los pisos salariales por gremio; Habilita que se le pague al trabajador por período trabajado, es decir por horas o por día

Macri no pudo conseguir que la Cumbre de Mercosur expulse a Venezuela

A pesar de los intentos de los funcionarios nacionales por lograr que Venezuela sea expulsada del Mercosur, los países miembros optaron finalmente por suavizar su posición respecto al gobierno que encabeza Nicolás Maduro,  y manifestaron que: “Los Estados partes del Mercosur y los Estados asociados de Chile, Colombia y Guyana, así como México, reiteran su profunda preocupación por el agravamiento de la crisis política, social y humanitaria.”

El único país que se negó a suscribir la declaración sobre Venezuela, fue Bolivia.

El factor fundamental para que los funcionarios macristas no lograran el lobby necesario para expulsara a Venezuela, fu el gobierno uruguayo encabezado por Tabaré Vázquez, quien afirmó que: “no hay que intervenir en asuntos internos de terceros países”.