Page Title. Maximum length 60-70 characters

La crisis sanitaria y económica en Tucumán.

 

Javier Noguera, intendente de la ciudad de Tafí Viejo -Tucumán- y Presidente de la Federación Argentina de Municipios, fue entrevistado por Lucas Molinari en Radio Gráfica. Habló de la situación sanitaria y económica en la que se encuentran tanto a nivel local como provincial.

-¿Cómo está la situación con esta pandemia en Tafí Viejo, que sería parte de lo que es el Gran Tucumán?

-El caso nuestro, la ciudad de Tafí Viejo, hemos tenido solo 2 casos. Hace aproximadamente un mes y medio, dos mujeres jóvenes que fueron aisladas rápidamente y, al día de hoy, ya se han recuperado y no han tenido ningún tipo de contagio. Lo mismo en el área metropolitana. En estos últimos días no se han reportado nuevos casos. Tucumán tiene, en total en la provincia, 58 casos desde que se desató la pandemia. Podríamos decir que es una de las provincias que está más tranquila.

-Sin embargo, en el día a día, los cuidados se han instalado como una cuestión ya cotidiana ¿no?

-Por supuesto, no solamente los cuidados. Desde un inicio de la pandemia, hace 2 meses hemos reforzado todas las medidas de seguridad. Ese resultado se obtiene precisamente por eso, porque claramente hay una atención y un trabajo dedicado en ese sentido. Nosotros, en la ciudad de Tafí Viejo, tenemos bloqueado todos los accesos. La mayoría de las ciudades están con las mismas políticas. Se llevan adelante medidas muy restrictivas con respecto a la circulación de personas y a las reuniones. Recién, hace unos días, se ha flexibilizado un poco- en sentido- de que se permitan actividades deportivas al aire libre. Pero, en términos generales, las medidas siguen siendo fuertemente restrictivas en la mayoría de la provincia.

-El INDEC dio cuenta de las cifras del primer trimestre de desempleo, que llegó a nivel nacional al 10,4% y en el Gran Tucumán y Tafí Viejo llegó al 13,1%. Podemos decir que es el punto donde mayor desempleo se midió, y la gran preocupación es que esto es pre pandemia. ¿Qué análisis haces de la situación y que están debatiendo para adelante?

-La situación es dramática. Recordemos para la audiencia, que el área metropolitana del Gran San Miguel de Tucumán es el área más densamente poblada del país- después de Capital Federal, no de ahora sino de manera histórica- y también reporta índices similares de desocupación y de la marginalidad. Así es que merece especial atención. No solamente por indicadores, sino básicamente por el historial que lleva adelante en una área que representa desde el punto de vista geográfico. Imagínense  en la provincia más chica del país. Nosotros estamos acá en el 5% del territorio provincial, amontonados prácticamente el 70% de la población tucumana. Un área de un fuerte impacto en el hombre y en el territorio. En consecuencia, muchas de las dificultades que, en términos generales, desde el punto de vista socioeconómico afectan al país, nos afectan a nosotros de manera directa. Muchas de estas situaciones tiene que ver con la debacle económica de 4 años del macrismo que arroja no solamente estos índices, sino fundamentalmente también una caída socioeconómica que se sigue profundizando en la zona.

Rápidamente, desde el punto de vista económico, el Gobierno Nacional viene impulsando distintos tipos de acciones y financiamientos para obras públicas en el área metropolitana, pero hace falta otro tipo de desarrollo desde el punto de vista del empleo genuino.

Vos me preguntabas por la pandemia. Frente a una situación como la que atravesamos, que son asimilables a la primera o la segunda guerra mundial desde el punto de vista del impacto económico que genera, va necesitar, por supuesto, de una iniciativa privada que difícilmente aparezca en tiempos de pandemia como en tiempos de guerra y en consecuencia será el Estado quién tendrá que agilizar la iniciativa económica y motorizar nuevos tipos de desarrollo para que esta gente, que en estos momentos está sin trabajo tenga la posibilidad de encontrar uno.

-Cuando hablamos de Tucumán y la posible intervención del Estado, para motorizar lo económico…

-Desde mi ciudad, por ejemplo, nosotros podemos decir que en estos últimos 2 años y medio hemos puesto en marcha un hotel municipal 4 estrellas, en una ciudad donde no existía la promoción del desarrollo turístico y que nos ha servido para ir abriendo otras actividades vinculadas al turismo. Se inició hace 2 años también una planta de tratamiento de residuo seco, que ha dado trabajo a 50 personas, que va rescatando 900 toneladas de residuo seco e integrándolo al comercio. Y eso redunda en beneficio económico y en empleo genuino. Esas actividades de naturaleza privada, si uno quiere, pueden ser desarrolladas por el capital estatal con éxito como lo venimos demostrando. En consecuencia, otras iniciativas que en este momento se están evaluando, por ejemplo, la producción de una fábrica de biotecnología o en ciudades como Simoca, que desde el punto de vista estatal, se está impulsando la fabricación del dulce de batata. Es decir, hay distintas iniciativas a lo largo de la provincia y en distintos municipios que están impulsando, en este momento, esta acción motivado por nuestro gobernador Juan Manzur, que tiene esta visión y esta perspectiva con respecto a la acción del Estado.

-El tema alimentario es clave, sobre todo cuando en la Argentina tenemos un entramado que está extranjerizado. Hoy, el tema Vicentin es de debate nacional. ¿Cuál es tu mirada?

-Básicamente la misma. Creo que en tiempo de pandemia como en tiempo de guerra, en la situación en la que estamos, sin ningún lugar a duda, hay que esperar del Estado una acción transformadora. En ese sentido, lo que se reflexiona con respecto a Vicentin, es precisamente eso, el rol del Estado. Nosotros lo hemos expresado, estamos totalmente de acuerdo con que se intervenga una empresa que no solamente ha hecho malas cosas, sino que fundamentalmente ha estafado a más de 2500 productores y al Banco Nación, en un derrotero donde claramente se ha fugado el dinero. Y que con esta intervención el Estado garantiza poner blanco sobre negro, establecer la legalidad de todas estas acciones irregulares que se llevaron adelante y también el pago a los productores que han sido perjudicados. Y como beneficio extra, el Estado interviene en una actividad con una empresa testigo, que es nada más y nada menos que la actividad más rentable que tiene nuestro país. Uno se pregunta, cómo puede ser que Vicentin, que vende soja o productos que no tienen la posibilidad de perder dinero, no solamente haya estafado esta cantidad de gente, sino que haya desarrollo reductivo a lo largo de este año. Viendo la historia de Vicentin, desde sus inicios hasta la fecha, uno puede entenderlo con más claridad. Es una empresa que ha sido beneficiada por el Estado de manera impune durante muchísimos años y, en este caso, el Estado tiene la posibilidad de actuar con mayor firmeza e intervenir.

-Qué paradoja. Vos decís que desde la Federación de Municipios están apoyando, la Sociedad Rural de Córdoba, las cooperativas agrarias, los sindicatos. Ahora, si vos encendés la tele- no sé cómo ves allá en Tucumán, pero debe ser parecido- y es como si estuvieras hablando de una medida de una minoría, como si el gobierno estuviera loco y quiere expropiar la propiedad privada. Y, en realidad, se está hablando del camino más racional y correcto. ¿Cómo ves este tema en lo mediático?

-Por supuesto que hay intereses políticos que lo que tratan es de poner en clave binaria- en blanco o negro- una situación política que amerita otro análisis. Esto no es Venezuela o Cuba, o vamos al comunismo, o vamos al neoliberalismo. No hay extremos acá. Hay que buscar soluciones que sean pragmáticas, que sean heterodoxas, que sean útiles para el desarrollo del país y no cerrarse o encapsularse en visiones dogmáticas, que desde el punto de vista político no llevan a nada. A lo único que llevan es precisamente a esto, a cerrarse en esos dogmas. No se conoce ningún país en el mundo que se haya desarrollo bajo reglas del neoliberalismo, ni tampoco que se haya desarrollado bajo reglas del comunismo. De hecho, todas las experiencias modernas que tenemos de desarrollo de países en el mundo, han optado por caminos heterodoxos. Este es un camino heterodoxo, por supuesto, que no está escrito. No hay una reglamentación de cómo hacerlo. Por eso, a veces, puede advertirse cierta improvisación al inicio de esto. Pero, fundamentalmente, tiene que ver con tomar medidas que son heterodoxas, que no están cooptadas y que surgen de la realidad práctica, que frente a esa realidad el Estado tiene que montarse y resolver los problemas. Así es que, en ese sentido, acompañamos la decisión del presidente Alberto Fernández para que se avance sobre Vicentin.

-Finalmente, cuando se dio un debate público con el ex presidente de la Nación, que ya no recuerdo de qué te había acusado, vos le dijiste “el domador de reposeras”. La etiqueta que le marcaste a Macri fue muy festejada en ese momento. Lo recuerdo porque generó mucha bronca todo el período macrista. ¿Qué reflexión te queda de esos 4 años? Hubo quienes estuvimos en la calle, quienes estuvieron en la función pública. Hay que aplaudirnos como pueblo, pero no cantemos victoria todavía porque están operando para que este gobierno fracase.

-Sin duda han sido los 4 años más nefastos del retorno de la democracia. Un gobierno que no solo quedó en el olvido por su insustancialidad desde el punto de vista político, sino hoy recién estamos conociendo circunstancias que tienen que ver con la vida pública de nuestra patria. Me refiero concretamente al escándalo que hay en el país vinculado al uso de los servicios de inteligencia con fines políticos. Por donde uno vea, lamentablemente, hemos tenido uno de los gobiernos más inmorales, más corruptos que ha pisado la república. Y ojalá que la Justicia tome cartas en el asunto, haga justicia efectivamente, tanto con los despidos como en las numerosas denuncias de corrupción que ya pesan sobre el ex presidente. Antes de que sea presidente ya había acumulado más de 200 causas penales. Si la persona con ese pedigrí llega a ser presidente, solamente se puede explicar por el consentimiento de esos medios masivos de comunicación que hoy le están haciendo el juego a ese mismo discurso.

Sobre los errores propios que, sin duda, cometimos durante 4 años hemos sido lo suficientemente inteligentes para discutirlo entre nosotros, y para elevar a nuestro electorado una oferta electoral consistente y exitosa como la de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, que en este momento, tienen un camino muy empinado, el cual necesitan de todos nosotros. No tengo la menor duda que un país como el nuestro, de nuestra potencialidad y fundamentalmente de la capacidad de nuestra gente, lo va poder hacer. Pero para eso, también, hace falta claridad política y que la gente entienda, realmente, qué intereses defiende la política. Porque cuando hablamos del tema Vicentin, hablamos de qué intereses estamos defendiendo y cuando hablamos de las acciones políticas que lleva a cabo el Gobierno Nacional, estamos  hablando de intereses que son afectados. De abogar por esos intereses, tiene que ver con la política, por eso, es importante reflexionar la política día a día y entender qué es lo que está pasando.

 Redacción por Lucía Izaguirre

radio Globatium

radio en vivo1