Page Title. Maximum length 60-70 characters

El referente nacional de Concertación Forja, ex Subsecretario de la Presidencia y ex Subsecretario de Relaciones con la Sociedad Civil durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, estuvo en Mar del Plata y brindó una charla en el local de Forja de esta ciudad.

 

A continuación algunos de los conceptos vertidos en su exposición.

“Uno puede habitar un país, pero ser ciudadano es otra cosa: es tener derechos y poder ejercerlos. Me parece que la construcción de ciudadanía es una de las obligaciones, no sólo del Estado, sino también de los partidos políticos como organizaciones intermedias entre el Estado y la sociedad. Y esta construcción implica comprender por qué pasan las cosas que pasan. Los acontecimientos políticos no son fenómenos naturales, son procesos históricos. Las cosas suceden porque hay un proceso, porque algo ocurrió antes, inmediatamente o mucho tiempo atrás, que luego desencadena un resultado determinado y unas políticas determinadas, entonces poder comprender eso, cómo funciona el sistema político, el sistema municipal, cómo funciona la sociedad y el sistema de medios, es sumamente importante en el momento actual, por lo que está atravesando la Argentina y América Latina.”

Contracultura del neoliberalismo

“Hemos visto en los últimos años que la mayoría de los gobiernos progresistas de la región -porque así se los ha denominado en la ciencia política a los gobiernos que vienen a consecuencia del neoliberalismo, como contracultura del neoliberalismo- lo que fue el chavismo en Venezuela, el Partido de los Trabajadores en Brasil, el kirchnerismo en la Argentina, y después el fenómeno del Frente Amplio en Uruguay, Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador, que todos son distintos entre sí por sus características locales pero tienen un hilo en común, en realidad son el resultado de una sociedad después de la aplicación de determinadas políticas neoliberales, se producen estallidos en todos estos países y del estallido viene otra cosa. Y esa otra cosa estuvo hilvanada, sin embargo desde los centros mundiales de formación de la opinión pública, básicamente las cadenas de información norteamericanas y europeas, y las argentinas que las replican, hay una calificación de la democracia que no tiene que ver tanto con el sistema político sino con el sistema económico. Entonces es importante para la formación del ciudadano, para la discusión política, saber que la democracia es una forma política y en todo caso es un sistema de derecho, un sistema de garantías, una forma de vida, pero que no se define por el sistema económico: puede haber democracias con intervencionismo del Estado; puede haber democracias con Estado de bienestar; puede haber democracias con neoliberalismo. Pero desde los centros mundiales de poder se trata de definir la democracia no como un sistema político de independencia de poderes, de publicidad de los actos de gobierno, de elegir y ser elegido, sino como un sistema económico de libre comercio. Entonces, solo hay democracia para ellos si hay libre comercio, y sino son gobiernos autoritarios.

La verdad es que durante diez años a todos los gobiernos emergentes, progresistas de América Latina, los llamaron gobiernos autoritarios, y fueron gobiernos que se sometieron a elecciones cada dos años, que ganaron y perdieron elecciones, que no clausuraron el sistema democrático en ningún momento, ni cuándo les fue mal en el Congreso. Claro que se discute de política, y se discute en la calle… Parece que no les gusta que se discuta de política, y como el modelo económico no es el que quiere el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, entonces ellos dicen que son modelos autoritarios.”

La democracia

“Me parece bueno tener elementos para saber cómo definieron la democracia los que “inventaron” la democracia, que no la definieron desde lo económico sino desde lo política y de las garantías para los ciudadanos. No hay democracia si no hay derechos humanos, si no hay división de poderes… Hoy los desafíos más grandes que tienen las democracias modernas son los factores de poder económicos que dictan las decisiones geopolíticas.

Necesitamos capacitarnos, comprender la información.

Saber más nos hace mejores, y en el debate y la valoración del otro podemos hacer un mejor país.”