Page Title. Maximum length 60-70 characters
Emilce Moler, una de sobrevivientes del secuestro de adolescentes ocurrido en La Plata el 16 de septiembre de 1976, conocido como “Noche de los Lápices”, que en su momento militaba en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), conversó con IB24, sobre la extensión realizada por la gobernadora macrista María Eugenía Vidal, y el ministro de Educación -y virtual candidato a Senador nacional- Esteban Bullrich, del Boleto Estudiantil para estudiantes universitarios que cursan en las universidades públicas de la provincia de Buenos Aires.

 

“En momento de desfinanciamiento educativo, un Boleto Educativo universitario no dice todo lo que tendría que decir respecto al peso de la lucha y la simbología que tiene atrás todo esto”, precisó. 

-¿Cómo tomó la presentación realizada por la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Educación Esteban Bullrich, de la extensión del Boleto Educativo para estudiantes de universidades públicas bonaerenses?

- Bueno, por un lado, siempre que hay una medida que es de inclusión educativa, una la tiene que celebrar, pero no tenemos que hacer análisis parciales de estas cuestiones, ¿no es cierto?, si bien tiene toda una connotación este tema, y responde a luchas históricas y simbólicas en nuestro país, también hay que ver en que contexto se dan estas cuestiones. y yo creo que es justamente, éste es uno de los perores contextos que tenemos desde el punto de vista educativo para hacer este anuncio, no por el anuncio en sí y que eso quede claro, siempre un beneficio económico es positivo; pero siempre tiene que estar en conjunto con otras políticas, eso es lo que dije cuando se otorgó la ley en el 2015, justamente había dicho: si el Boleto Estudiantil se hubiese otorgado durante el menemismo era un detalle, una nota de color, porque no tenías escuelas, tenías desocupación, las privatizaciones, la verdad que un Boleto Educativo no sé que sentido tenía…hoy digo lo mismo y todavía más fuerte, porque en un momento donde hay un conflicto docente histórico, sin miras de una propuesta por parte del gobierno provincial que no está escuchando los reclamos de los docentes, con un desfinanciamiento educativo, y también con un ahogo presupuestario en las universidades, con un retroceso de las políticas científico-tecnológicas; un Boleto Educativo universitario no dice todo lo que tendría que decir respecto al peso de la lucha y la simbología que tiene atrás todo esto.

-¿Es una medida más relacionada con el marketing político que tanto utiliza el PRO y la Alianza Cambiemos, entonces?

- Yo no le pondría ningún cliché, lo que digo es que la medida en sí, por si sola, no dice nada, tiene que estar acompañada por políticas que avalen lo que quieren decir. Si a mí me quieren convencer de que al entregar un Boleto Estudiantil están diciendo que son un gobierno de inclusión educativa, la verdad que no alcanza con eso, tienen que dar una señal más grande. Si hicieran toda una serie de cosas, y además dan un Boleto Educativo, como también podría ser que armen bibliotecas, por ejemplo, bueno, estaría bien; pero con escuelas que funcionen bien, con salarios dignos para los docentes, con políticas educativas de inclusión, con generación de trabajo, bueno, con políticas sociales en general, pero las medidas por sí solas no se pueden analizar. En este caso quedó así, y por supuesto, el chico que va a pagar menos bienvenido sea, ahora, ese chico, ¿a dónde va a ir a estudiar?, ¿qué carrera va a ir a estudiar?, ¿en qué Universidad va a estudiar?; entonces, me parece que hay otras cosas para analizar.

-Un detalle, simbólicamente no menor, es que durante el anuncio dicho por la gobernadora Vidal, estaba presente Pablo Díaz, quien sobrevivió con usted a la denominada “Noche de los Lápices”, ¿usted fue invitada también?

- No, no fui invitada, para nada, y la verdad que lo agradezco en el sentido en que me hubieran puesto en una situación muy incómoda, porque me hubiera costado muchísimo estar aplaudiendo ahí

radio Globatium

radio en vivo1