Page Title. Maximum length 60-70 characters
Por Carlos Girotti, Secretario de Comunicación de la CTA.

 

La foto que ilustra esta nota -en realidad, es la foto la que la fundamenta- fue tomada hace instantes, cuando una importante delegación de compañeras y compañeros de La Bancaria, encabezados por su secretario general, Sergio Palazzo, se hizo presente en la Escuela Itinerante.

Vale destacar, en primer término, el gesto fraterno y solidario de los trabajadores bancarios para con la lucha de la CTERA. Fueron recibidos, entre aplausos y abrazos, por los compañeros Sonia Alesso, Roberto Baradel y Hugo Yasky. Con premura se improvisó un palco para que los compañeros pudieran hablar ante los más de trescientos concurrentes pero, mientras esto ocurría, por detrás de la escena, casi con disimulo, pero sin ocultar el fin último que perseguía, un pelotón de la Guardia de Infantería tomó posición y se desplegó en forma amenazante entre la vereda y la calzada de la avenida Entre Ríos.

¿Había necesidad de semejante despliegue?¿Qué podía justificar esa presencia reiteradamente ominosa frente a la Escuela Itinerante?

Sonia Alesso observó el movimiento policial mientras les agradecía a los bancarios y recordaba las veces que, juntos en la calle, docentes y bancarios habían protagonizado hitos de la resistencia contra la opresión, contra el salvajismo de la represión y, desde luego, contra la implementación del ajuste neoliberal. Y en tanto la Secretaria General de la CTERA pronunciaba estas palabras, otra compañera, una maestra, se acercaba a las filas policiales y, llevando como todo armamento un cuaderno y como todo escudo su guardapolvo blanco, les recordaba a los uniformados -con un texto escrito por ella de puño y letra- que allí estaban demás.

El gesto de coraje no pasó desapercibido y fue en ese instante que Sonia dijo: "El gobierno no sólo no respeta la ley. Ahora pretende que se necesita equipar modernamente a las fuerzas de seguridad y por eso gasta sumas fabulosas en armas y equipos para reprimir la protesta social. El gobierno debe saber que en la Argentina necesitamos más guardapolvos blancos y menos chalecos antibalas; necesitamos más tizas y menos balas; necesitamos más computadoras en las escuelas y menos fusiles; necesitamos más pizarrones y menos carros de asalto; necesitamos más comida para nuestra gente y menos gas pimienta".

Unos pocos metros más allá del improvisado palco, y cuando ya sonaban los acordes del Himno nacional, la compañera seguía de pie frente al cordón policial, sin pronunciar palabra, mostrándoles a los efectivos, con coraje y orgullo, su única arma: el cuaderno de clase.

radio Globatium

radio en vivo1