Page Title. Maximum length 60-70 characters

Permacultura es un sistema de principios de diseño agrícola y social, político y económico basado en los patrones y las características del ecosistema natural.

 

El concepto de Permacultura fue creado en Australia en los años 70, por Bill Mollison y David Holmgreen, en un principio estuvo muy orientada al Perma-Cultivo ya que la misma planteaba métodos alternativos al modelo de producción alimenticia dominante, hoy en día y gracias a muchos aportes de permacultores alrededor del mundo y de la evolución que esta tuvo de parte de sus creadores ni bien la dieron a conocer, podemos definirla como “Un sistema de diseño el cual aplica éticas y principios ecológicos en la planeación, diseño, desarrollo, mantenimiento, organización y la preservación de espacios aptos para sostener la vida en el presente y futuro.”, es importante destacar que existen muchas definiciones de la Permacultura ya que es adaptable a distintas culturas y cosmovisiones.

La Permacultura tiene 3 éticas fundamentales, “Cuidado de la Tierra”, “Cuidado de la Personas” y “Poner límites a la población y el consumo”, esta última ética apunta a detener el crecimiento insostenible de los ecosistemas humanos, con el fin de que los recursos no se agoten rápidamente como está ocurriendo hoy en día a escala mundial, también se interpreta como “Compartir los recursos con equidad”.

Antes del año 1900, en todas las ciudades existían granjas y huertos frutales. En el mundo moderno, si bien todavía se pueden encontrar algunos vestigios de este tipo de productividad en los países en desarrollo, las ciudades actuales requieren de edificios comerciales, industrias y espacios para vivienda que han empujado a los cultivos de alimentos a las afueras de las mismas, a zonas distantes. Las ciudades no tienen la capacidad de proveerse a sí mismas alimentos y energía, pues consumen mucho más de lo que producen.
La permacultura urbana apunta a que se vuelva a producir alimentos en áreas urbanas, y a rediseñar o remodelar los edificios para que no solo ahorren sino que produzcan su propia energía, usando estrategias conocidas y seguras.
Lo único que nos impide desarrollar estos proyectos, es nuestra pasiva dependencia de las autoridades locales, es por ello que uno de nuestros principales focos de acción está puesto en salir de este viejo paradigma mental, a través del trabajo sobre la ética permacultural del Cuidado de las personas, no solo para poder realizar estos cambios necesarios sino para poder mantenerlos en el tiempo. (El Camino de la Permacultura)