Page Title. Maximum length 60-70 characters
Mirá los beneficios de integrar caminatas a tu rutina diaria
 
“Los caminantes no tienen obligaciones, solo el sencillo placer de liberarse paso a paso en su camino”. Según el doctor José Ángel Obeso, los beneficios no se notan en el primer día, sino cuando llevamos ya una semana y caminar es un hábito más en nuestras vidas. Es entonces cuando empezamos a notar sus terapéuticos resultados:
 
Al andar, el cerebro no tiene que preocuparse de nada. Andar es fácil, todo el mundo puede hacerlo y si, además, recibe una dosis extra de oxígeno y del aire puro de la naturaleza, se siente aún mejor. Es en ese momento cuando empieza a estimularse nuestro lóbulo frontal, ese que está relacionado con la creatividad y el estado de ánimo. Si a ello le sumamos la liberación natural de endorfinas, es entonces cuando aparece la magia. El cerebro se siente más eufórico y optimista.
 
Ante un mejor estado de ánimo, aparece un aumento de la creatividad. No hay presiones, la hormona del cortisol que se segrega con el estrés desaparece y se rompen esos muros que, habitualmente, nos traen el negativismo. Es el momento en que vemos las cosas de otro modo. Nos notamos más relajadas, más entusiastas, más confiadas.
 
Las personas estamos acostumbradas a movernos en espacios pequeños: nuestro hogar, nuestro trabajo, los restaurantes a los que vamos, los supermercados… Son espacios limitados, siempre llenos de gente. Lugares conocidos en los que, habitualmente, se encienden nuestras tensiones. Sin embargo, el simple hecho de empezar a caminar por un espacio natural y abierto se convierte en un maravilloso acto de liberación y de expansión.
 
Según el doctor José Ángel Obeso, debemos buscar, ante todo, el contacto con la naturaleza. Es como volver al útero materno, a nuestros orígenes. No es ningún acto espiritual sino, más bien, una necesidad orgánica. Si andamos por nuestras ciudades, seguimos respirando muchas de esas partículas contaminadas. Lo ideal es que nuestros pulmones se llenen de oxígeno puro, y  también es necesario que nuestros ojos se encuentren con escenarios nuevos, con nuevos estímulos con los que se enriquezca nuestro cerebro.
Fuente: Mejor con salud
 
Sin duda la caminata es uno de los complementos más saludables tanto para la salud física como mental y eso se nota especialmente en aquellas personas que caminan a diario que han logrado incorporar el caminar a sus vidas como un hábito más. Regula el peso corporal, es un ejercicio excelente para mantener las articulaciones rubricadas y flexibles, afloja el flujo de pensamientos, se mejora la oxigenación en los órganos, en los músculos, se liberan contracturas y toda la química que queda en el cuerpo con el estrés y los estados de ansiedad.
 
Te recuerdo que toda acción que se repita durante 21 días se convierte en un hábito. Te invito a organizarte y comenzar la aventura diaria de caminar, eligiendo diferentes paisajes y caminos que enriquezcan tu vista, te conecten a la naturaleza y te renueven.
 
Menaldi Bettina
Prof.de Yoga terapéutico y Ayurveda
Facilitadora de Cocina Consciente