Page Title. Maximum length 60-70 characters

Ejercicio práctico para reforzar la conexión con el cuerpo
 
Por las actividades de la vida moderna, estamos casi todo el tiempo en la mente y muchas veces no somos conscientes de ese estado. Dominados por sus pensamientos y parloteo nos ausentamos de estar presentes en el cuerpo. Inclusive cuando vamos al gimnasio estamos con el foco en  otro lado, en las cosas pendientes, enganchados con algún tema, en hacer los ejercicios automáticamente muy lejos de percibir con atención los músculos, las articulaciones y hasta cada movimiento respiratorio. 
Esta desconexión tiene consecuencias, ya que de alguna manera hemos dejado la puerta abierta para el desequilibrio y la enfermedad y si no estamos tan atentos también para ocasionarnos algún accidente o lesión. 
 
Mirá que interesante los que nos dice Eckhart Tolle:
 
"Mientras que el cuerpo físico normalmente envejece y se debilita con bastante rapidez, el cuerpo interior no cambia con el tiempo, excepto que usted puede sentirlo más profundamente y convertirse en él más plenamente.
Así que si usted habita el cuerpo interior, el cuerpo exterior envejecerá a un ritmo mucho más lento, e incluso cuando lo haga, su esencia sin tiempo brillará a través de la forma exterior y usted no dará la apariencia de una persona vieja.
Al cuerpo le encanta la atención que usted le presta. Es también una potente forma de autocuración. La mayoría de las enfermedades entran cuando usted no está presente en su cuerpo. Si el amo no está presente en la casa, todo tipo de personajes sombríos se alojarán en ella. Cuando usted habita su cuerpo, será difícil que los huéspedes indeseados entren."
 
Una forma de habitar el cuerpo es a través de la Respiración Consciente, ya que la respiración es un puente entre la mente y el cuerpo.
 
Los beneficios de Habitar el Cuerpo con consciencia son muchos, por ejemplo la mente se relaja, los sistemas corporales se equilibran y estados como la paz  y tranquilidad se apoderan de los pensamientos y las acciones.
 
La alimentación también juega un papel importante. Hay alimentos que nutren al motor  del  cuerpo y hay otros que sólo cubren la necesidad de saciedad  y a corto o largo plazo lo ensucian, lo intoxican y eso afecta la homeostasis del mismo, su buen funcionamiento y salud en general.
 
Ejercicios  de consciencia corporal como los que se realizan en una clase de Yoga son ideales para estar presentes en el cuerpo y equilibrados tanto a nivel físico, mental, emocional y energético.
 
Te comparto un ejercicio de respiración:
 
 
  • Buscá un lugar tranquilo, sentate cómodamente, apoyando los pies en el suelo, alejando la columna del  respaldo de la silla, empujando con la cima de la cabeza hacia arriba para enderezarte, aflojá hombros, brazos con las palmas de las manos sobre los muslos, aflojá la expresión del rostro y el mentón separando los dientes entre sí, los labios apenas se tocan, chequeá como está tu entrecejo, tratá de liberar ese espacio entre las dos cejas...
  • Hacé algunas respiraciones un poco más profundas de lo habitual y exhalá por boca, llevando la intención de soltar hacia la tierra todo aquello que está de más en forma de pensamientos, preocupaciones, imágenes…
  • Inhalá profundo por naríz y prestá atención a cómo se expande el pecho, a cómo se abre y se proyecta hacia arriba.
  • Exhalá lentamente por boca llevando la consciencia a cómo se relaja el pecho, el esternón (hueso plano del centro del pecho), cómo vuelve a su punto de inicio en dónde comenzó el movimiento de inhalación.
  • Generá tu propio ritmo de respiración sin cortes, donde allí te sientas cómodo, hasta realmente sentirte conectado al cuerpo y la respiración.
  • Volvé a la respiración normal y espontánea sólo por nariz, soltá el ejercicio, hacé Consciente (date cuenta) lo experimentado.
Podés repetir este ejercicio focalizándote en otras partes del cuerpo por ejemplo las piernas, los pies, los brazos, etc.
 
¡Dedicá un momento del día a Habitar tu Cuerpo con Consciencia!
 
Bettina Menaldi
Prof.de Yoga Terapéutico
Facilitadora de Cocina Consciente