Page Title. Maximum length 60-70 characters

El árbol celestial, un cuento ancestral para juntos reflexionar
 
Desde tiempos inmemoriales ha habido muchos maestros en los Himalayas y han gustado de servirse del cuento del Árbol Celestial, pues este concede aquello que uno piensa.
 
Había un vagabundo que llevaba muchos días de aquí para allá, sin encontrar cobijo ni alimento.
Extenuado, se sentó bajo un árbol y el destino quiso que fuera el Árbol Celestial.
El hombre exhausto como estaba, pensó “¡Qué agradable sería poder saciarme de algunos exquisitos manjares!”. Y en ese momento aparecieron ante él unas suculentas viandas, que devoró hasta saciarse. Una vez satisfecho el estómago, pensó “Sería delicioso poder disponer de ropas nuevas y limpias”. En seguida su cuerpo estaba ataviado con lujosas y extraordinarias prendas, por lo que se sintió muy dichoso. Entonces pensó: “¡Sería magnífico que una joven diera un masaje a mis llagados pies!”. Una doncella apareció ante él y comenzó a dar un primoroso masaje a sus fatigados pies. Estaba muy a gusto, pero de repente pensó: “¿Y si ahora viniera un león y me comiera?”. Y en ese instante apareció un león y lo devoró.
 
Moraleja: el pensamiento es desleal y traidor y se convierte, cuando no es controlado, en el ladrón de toda felicidad.
(Fuente: Cuentos espirituales del Himalaya por Ramiro A. Calle)
 
Desde el Yoga el adiestramiento de la mente es el pilar más importante de su práctica, el cual se trabaja a través de técnicas físicas, de respiración, pranayama (control de la energía vital), meditación y canto mántrico.
 
No podemos evitar los pensamientos ya que son inherentes a la mente, pero si podemos mejorar la calidad de los mismos, su flujo y comprender cuáles son sus mecanismos para no ser sus esclavos. 
 
La práctica constante y metódica de Yoga nos ayuda a salir del círculo vicioso de pensamientos negativos para instalarnos en el círculo virtuoso, donde sólo atraemos bendiciones y plenitud a nuestra vida.
 
Hacer consciente nuestros pensamientos es el primer paso para transformarlos y cambiar la impronta negativa que nos conduce sólo a la infelicidad.
 
“Somos lo que pensamos” y creamos todo el tiempo a través de la intención-pensamiento
 
¿Qué mundo te estás creando?
 
Bettina Menaldi
Prof. de Yoga Terapéutico y Ayurveda
Facilitadora de Cocina Consciente