Page Title. Maximum length 60-70 characters
Leche de nueces, pasas y cacao amargo
 
Hoy te proponemos un desayuno diferente, ideal para personas con mucha actividad y exigencia física y mental. La combinación de sus ingredientes incrementa su poder energético, favoreciendo el rendimiento psicofísico durante la jornada.
 
Te compartimos los beneficios más importantes de la nueces, pasas y cacao amargo: 
 
Las nueces aportan una gran cantidad de fibra, hidratos de carbono y proteínas, así como también es una fuente de vitaminas (A, B1, B6 y E) y minerales como el potasio, fósforo, hierro.
Se destaca por sus aceites vegetales poliinsaturados que ayudarán a la prevención de enfermedades cardiovasculares y, a su vez, ayudar a reducir el colesterol de forma natural. Y es que las nueces son un alimento muy rico en omega 3 o ácido linolénico.
Las nueces cuentan también con propiedades antioxidantes, es decir, que ayudan a mantener las células jóvenes y evitan su envejecimiento.
El alto contenido en polifenoles de las nueces ayuda a la memoria.
Posee aporte de calcio, por lo que ayudarán a reforzar los huesos y prevenir así la aparición de enfermedades óseas como la osteoporosis.
 
El cacao amargo (sin agregados ni azúcar refinada) ayuda a aumentar la producción de endorfinas, hormonas que mejoran nuestro estado de ánimo. Posee antioxidantes, muy bueno para el sistema cardiovascular, la reducción de triglicéridos y colesterol.
 
Las pasas de uva son muy ricas en fibra.
También son una buena fuente de antioxidantes, gracias a su alto contenido en bioflavonoides, ya que protegen las células y ayudan a prolongar su juventud por un mayor tiempo.
Excelente fuente de energía, las uvas pasas destacan por su alto contenido en hidratos de carbono. Esto significa que son una gran fuente de energía, siendo ideal para deportistas y personas que mantienen una alta actividad (como estudiantes, por ejemplo).
 
Ingredientes para una porción:
 
  •  Agua mineral (1 vaso o taza mediana)
  •  6 a 8 nueces por porción
  •  6 a 8 pasas de uva
  •  2 a 3 cucharaditas de cacao amargo (sin conservantes ni agregados de azúcar)
  •  Stevia o azúcar mascabo (opcional)
 
Procedimiento:
 
Dejar en remojo (con agua) la noche anterior las pasas y nueces.
Al otro día enjuagarlas y licuarlas con el agua mineral. Se puede colar o pasar por un lienzillo para que quede la textura de leche, incorporar el cacao, si te gusta más dulce le podés agregar stevia o azúcar mascabo, tené en cuenta que las pasas también son un endulzante natural, volver a licuar todo para que se mezclen bien los ingredientes.
Esta preparación se puede entibiar, no calentar ya que perdería su poder nutricional. 
 
Esta misma receta se puede reemplazar por almendras y dátiles ( colocar la mitad de lo sugerido por porción). 
 
Te recuerdo poner Consciencia (darte cuenta) en cada acto de alimentación, desde la elección de cada alimento, su elaboración e ingesta.
 
Importante: lo publicado en esta nota no reemplaza la consulta a un profesional.
 
Bettina Menaldi
Prof.de Yoga Terapéutico y Ayurveda
Facilitadora de Cocina Consciente