Page Title. Maximum length 60-70 characters

Incorporá 3 hábitos saludables a tus mañanas


Si te levantás más dolorido y con el cuerpo endurecido, con sensación de pesadez, sin energía prestá atención a esta nota. Los pequeños cambios que realices a la mañana influenciarán benéficamente el resto de tu jornada.


En las clases de Yoga Terapéutico enseño a mis alumnos a tomar Consciencia del estado del cuerpo durante el día y a partir de ese primer momento en que despertamos y nos ponemos en contacto con el movimiento y las rutinas habituales, accionamos los primeros ajustes con el propósito de habilitar nuevos caminos que nos llevarán a mejorar la calidad de vida.

  • Primer hábito:
    ¿Cómo nos levantamos?
    Al despertar es importante desperezarnos, estirarnos.
    Recostados aún, acercamos rodillas al tronco, una mano en cada una, presionando hacia el abdomen, mantenemos algunas respiraciones y las soltamos y nos dejamos caer hacia el costado, los pies bajan y se apoyan en el suelo hasta sentarnos en el borde de la cama. Separamos las piernas, dejando el espacio para que se flexione el tronco en dirección al suelo, aflojando cabeza y brazos en el mismo sentido. En esa posición contamos hasta 120, percibiendo como se estiran los músculos de la espalda. Para regresar colocamos primero una mano en una rodilla, luego la otra, vamos estirando los brazos hasta enderezar lentamente la columna, vértebra por vértebra.
    Este ejercicio está indicado especialmente para las personas que padecen de ciático o lumbalgia ya que elonga y relaja muy bien la zona lumbar.

  • Segundo hábito:
    En Ayunas, lavarnos los dientes y raspar suavemente la lengua con la parte cóncava de una cuchara. El organismo en las primeras horas de la mañana está en un proceso de purificación y liberación de toxinas, alojándose parte en la lengua. Si desayunamos y no realizamos la limpieza las toxinas vuelven adentro.
  • Tercer hábito:
    En ayunas incorporar de a sorbitos agua tibia con el jugo de medio limón. El limón es el único cítrico que en contacto con el organismo se vuelve alcalino. Regulariza el intestino por lo cual es altamente recomendado en casos de estreñimiento. Excelente purificador del organismo en especial del hígado.

Si te cuesta incorporar los 3 hábitos empezá de a uno por vez.
¡Una acción que se repite durante 21 días consecutivos se transforma en hábito!

Bettina Menaldi
Prof.de Yoga Terapéutico y Ayurveda
Facilitadora de Cocina Consciente