La verdad son los hechos.

Santiago Maldonado
La verdad son los hechos.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La verdad son los hechos. 

En tiempos de posverdad periodística o de panelismo vacío, bien vale volver a "los palotes" de la crónica. Repasar los hechos, ni más ni menos.

A Santiago Maldonado se lo vio por última vez el primero de agosto en un operativo ilegal de represión de Gendarmería en la Pu Lof en Cushamen.

Ese operativo lo supervisó personalmente Pablo Noceti, jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich, que responde a las órdenes de Mauricio Macri, presidente de un gobierno que cambió todos los protocolos de represión y que particularmente se preocupó por “limpiar” esa zona.

Después vino el encubrimiento. Patricia Bullrich puso “las manos en el fuego” por Gendarmería. El juez Otranto no ordenó las pericias de las llamadas de Noceti. Tampoco el nuevo magistrado.

La causa está caratulada como desaparición forzada de persona.

Que aparezca el cuerpo y que sea el de Santiago no significa que automáticamente deja de ser desaparición forzada de persona. Si se demuestra que el cuerpo fue ocultado, que se escubrieron a las fuerzas de seguridad dependientes del Estado que participaron del hecho, no debe debe cambiar la carátula ni el carácter del delito.

El presidente de la Nación aún hoy no habló del tema publicamente. No se dirigió a la ciudadanía por cadena nacional ni de ninguna otra forma, a pesar de que se trata de un caso de conmoción para el país. Solo dijo dos palabras de ocasión antes de subirse a un ascensor. Y ahora, cuando se confirmó la más desgraciada noticia, llamó de un número privado a la madre de Santiago, lo que provocó la irá del hermano. 

En estos 81 días el gobierno prohibió hablar de Santiago Maldonado en las escuelas y difundió un número telefónico para denunciar a los docentes que lo hicieran.El hermano de Santiago Maldonado y su esposa estuvieron ocho horas pegados al cuerpo hallado en el Río Chubut porque no creen en nadie, porque temían y temen una manipulación más del gobierno.

La familia de Maldonado repudió en este tiempo en muchas oportunidades al gobierno por haber tratado de victimario a la víctima y por ofender, a través de sus medios amigos, con versiones descabelladas de distintas “apariciones” de Santiago en diferentes puntos del país y del exterior.  Elisa Carrió, la principal candidata de Cambiemos en Capital Federal, una espada de Macri en esta segunda Alianza en Argentina (también estuvo en la de De la Rúa),  primero dijo que existían “20 por ciento de posibilidades” de que Santiago estuviera en Chile y después dijo que podía estar congelado “como Walt Disney”.

Hubo dos marchas multitudinarias para pedir por la aparición con vida de Santiago Maldonado. Las dos principales, en las que participó la familia, replicadas en todo el país. De ninguna de ellas participaron columnas de Cambiemos, Pro, UCR, Frente Renovador o los amigos de Pichetto, Bossio y compañía. La familia de Maldonado, por lo tanto, ya sabe quien es quien y quienes están con ellos desde el primer día y, por lo tanto, conocen bien quienes defienden los Derechos Humanos en serio sin demonizar a la víctima y por eso no acusan de “utilización política” a quienes estuvieron siempre junto a ellos.

Hasta ahí la verdad. Los hechos. Los conocidos hasta ahora sin entrar en detalles de la investigación previa, y sin meternos en la investigación que se viene.

Ante esto, reclamo de Verdad, Memoria y Justicia. Hasta hace horas preguntábamos dónde está Santiago Maldonado. De ahora en más se hará responsable por lo que haya pasado al gobierno que ordenó el operativo de represión. Aun si se hubiera caído al río, porque fue durante ese operativo de represión y persecución.

La única verdad es la realidad.

e-max.it: your social media marketing partner
Google Analytics Alternative