Page Title. Maximum length 60-70 characters
Con la consigna ’Ni hambre ni despidos’, la jornada nacional de lucha del viernes 4 de noviembre arrancará a las 14:00 desde Avenida de Mayo y 9 de Julio, mientras que los movimientos sociales partirán desde el Ministerio de Desarrollo Social en Avenida Belgrano y 9 de Julio para confluir a las 17:00 en Plaza de Mayo donde habrá un acto en el que hablarán Yasky, Micheli y representantes de organizaciones sociales.

 

Hugo Yasky, titular de la CTA de los Trabajadores, dijo a los medios de prensa “Nosotros ratificamos que un bono de 2 mil pesos no cierra una brecha salarial que es la que se está viendo acá. Este es el último informe de Cifra. Son casi 15 mil pesos de pérdida salarial. Esta pérdida salarial no se salda con un bono de 2 mil pesos ni mucho menos vamos a aceptar la pretensión de que esto, que es el promedio de la pérdida salarial, que como lo graficaba Pablo (Micheli, de la CTA Autónoma)) supera el salario de un mes de la mayoría de los trabajadores de este país, quede saldado para la próxima paritaria con el bono. La idea que expresó Triaca: “vamos a empezar de cero la paritaria”, que se olviden. Nosotros vamos a ir a discutir en la próxima paritaria lo que hemos perdido en este año. Y acá otro informe de Cifra donde aparecen muy claramente tres momentos de hecatombe social en la Argentina: uno en la década del 80; otro, el que conocemos más recientemente en el 2000 y finalmente el año 2016. Las tres únicas oportunidades en que la caída salarial superó el 10 %. De manera tal que ésta es la realidad en la que nosotros convocamos a la movilización con el lema ’Ni hambre ni despido’. Hubo supuestamente un diálogo social y un compromiso mínimo que tendría que haber asumido el gobierno nacional hubiese sido firmar un acta en el cual se comprometía a que no iba a haber un solo despido de ningún estatal, en ninguna parte del país cuando en diciembre venzan los contratos. Eso era lo mínimo. Habían vetado la ley antidespido, lo mínimo que podían hacer y lo mínimo que se les podía exigir como una prueba y una señal, también para el sector privado, no lo hicieron. De manera tal que nosotros estamos de pie y en guardia ante la posibilidad de que haya despidos en el Estado… Nosotros reclamamos que se termine con la política de ajuste que está llevando adelante el gobierno nacional. La pérdida salarial es lo que en este momento está agravando la situación de las familias y cuando dicen que quieren llegar a un fin de año sin conflicto, la pregunta es qué entiende por conflicto el gobierno nacional. Para nosotros conflicto es que a fin de año haya muchas familias que no tengan qué poner en la mesa cuando se sienten con sus hijos. Para el gobierno, que no haya conflicto es que no haya marcha. Para nosotros, que no haya conflicto es que no haya hambre, es que no falte la comida en la casa de los argentinos, y hay muchos y muchas argentinas que hoy lo están pasando mal. Hay que ir a las barriadas pobres. Ojo, una cosa es lo que pasa en los despachos oficiales, una cosa es lo que pasa en los despachos de algunos dirigentes sindicales y otra es lo que pasa en la calle. Por eso nosotros estamos convencidos de que la Plaza de Mayo se va a llenar, se va a llenar con trabajadores sindicalizados y se va a llenar con compañeros de los movimientos sociales y van a venir los estudiantes, los compañeros del movimiento de inquilinos, los taxistas que están pelando contra Uber, y van a venir los compañeros que están en este momento peleando contra los despidos en las distintas fábricas de conurbano. De manera tal que con los movimientos sociales, con el movimiento sindical, el viernes a las 17:00 en una Plaza de Mayo que va a estar llena vamos a estar empezando el acto…”

Por su parte Pablo Micheli manifestó: “No hay ningún compromiso por parte de gobierno para parar despidos, para parar suspensiones. Sigue habiendo una situación muy crítica en la Argentina. Los sectores más vulnerables no son sólo aquellos que no tienen trabajo o que tienen trabajo precario. También han pasado a ser en esta etapa vulnerables el sector de los trabajadores formales que está golpeado por un salario promedio por debajo de los 9 mil pesos en la Argentina, lo que significa estar mucho más abajo todavía de lo que es la mitad de la canasta de alimentos que necesita una familia tipo con dos hijos en la edad escolar”.

radio Globatium

radio en vivo1